martes, 12 de julio de 2016

Anécdotas 5.0...

[11-julio-2016: flores de sangre] Hoy he puesto una rosa y una hortensia blanca delante de tu lápida. Hacía tiempo que no deambulaba debajo de esos pinos que encierran tantas lágrimas entre sus ramas. Después de volver de Granada necesitaba perderme de nuevo en ti y saldar deudas que ha roto el tiempo y que he roto yo. Deudas de agujas de sal y aceite hirviendo. Ya hace unos cuantos años desde que nos vemos delante de una roca de mármol que encierra tu foto y un montón de ilusiones rotas que para algunas personas no terminan de sanar. Todavía duele pronunciar tu nombre. Todavía. Este camino es muy corto, pero se siente la fuerza. La clave es seguir y hay que seguir pensando así. Me gustaría saber en qué estrella estás brillando ahora mismo porque, al fin y al cabo, todos somos polvo de estrella. Ojalá esa estrella brille tanto como lo hacías tú. Ojalá. 

[05-octubre-2015/23-abril-2016: better days] Es difícil expresar la necesidad de solicitar días mejores cuando nada es tan malo como parece: eso es lo que intentan que creamos. Es difícil la necesidad de expresarse uno mismo cuando no se expresan aquellos que deberían expresarse. Es difícil derramar tinta virtual cuando no estás expresando nada, pero todos están buscando las pistas que encierran tres tristes líneas que lo dicen todo. La cuestión es expresar, demostrar y no fallar. "Así funcionamos y así queremos funcionar, porque siempre ha sido así y nadie tiene que cambiarlo". Ese miedo al cambio, a lo nuevo y a lo distinto es algo que me lleva persiguiendo desde hace tiempo. Los cambios y las aventuras las corren los valientes y en este mundo de cobardes ser valiente significa serle infiel al mismo mundo. Esta constante infidelidad a la madre naturaleza ya me está pasando factura. Al final acaban tomándote como ese lobo con piel de cordero que llora más que aúlla; hasta que aquello que parecía inofensivo acaba mordiendo. Al final acabas siendo esa vacuna que ayuda a prevenir, pero que no cura. Al final acabas siendo el remedio y la enfermedad: un remedio que sutura las heridas de todos aquellos que llevan hilo para coser y una enfermedad que aparece cuando no utilizas hilo dorado y una sonrisa de porcelana para solucionar sus dilemas. A veces nos volvemos demasiado exquisitos con lo que exigimos de los demás. Qué rápido nos olvidamos de aquellos momentos que nos regalaron esas personas. Qué rápido lanzamos la piedra al tejado que nos dio cobijo durante tanto tiempo. Qué rápido se esfuma el humo cuando acaba este incendio. Qué rápido criticamos a los demás sin detenernos a evaluar lo que hemos hecho nosotros mismos primero. Mi talón de Aquiles siempre serán los desagradecidos y aquellas personas que intentan cambiar mis decisiones por su propio beneficio. Así serán las cosas, pero no para siempre.


better days I: dos fechas distintas en dos años distintos clamando la misma sonrisa. 
better days II: dos sonrisas sin respuesta y sin belleza.

better days III: por si había dudas, que sean disipadas.

[22-junio-2016/29-junio-2016: estallido de decepción] Y es que a veces estas reuniones no son las más idóneas para festejar ni para demostrar ese amor que sentimos por los demás. Y es que a veces rompemos un plan cinco veces para hacer un sexto peor. Y es que a veces surge un séptimo que jode y destroza aún más. Y es que a veces, cuando las cosas parecen que no pueden ir peor, acaban yendo hacia el mismo inframundo. Surfeando mis costas malagueñas comenzó un primer día en el que quedar bien tenía como propósito ser deporte nacional y también reírle las gracias a la homofobia, el machismo superlativo y cualquier corriente inhumana que se pueda presenciar. Y es que esperamos que nos defiendan cuando nosotros tampoco supimos dar la cara en su momento. Y es que vacilamos en exceso, pero entendemos en escasez. Y es que arrepentirse en un momento ya implica que esté todo solucionado, porque de mimados sí que no andamos escasos. Y es que seguimos quejándonos al vecino diciendo lo malos que son los otros, pero no hacemos memoria de los otros 224 días que hemos vivido. Y es que por mucho que diga "y es que" no encuentro palabras para definir cómo me siento ante tantas calumnias. Que si se me acusa, al menos que los motivos sean reales. Que si me quieren mantener, que sea de verdad. Y es que al final, parece que el único que tiene que empatizar con todo el mundo soy yo, que los demás no pueden. Y es que al final, quien se acostumbra a recibirlo todo, no entiende que a veces vengan malas cosechas. Y es que al final.

estallido de decepción I: expresiones.
estallido de decepción II: expresiones.

estallido de decepción III: expresiones.

XXVII. [terminología confusa]. 
+"Un hombre por ir al psicólogo no deja de querer a su mujer". Eso fue lo que dijiste.
-¿Cómo has entendido eso tú?
+Me diste a entender quién cumplía la función de psicólogo y quién no.
-Exacto, así fue.


[Aviso 3]
Esperar que las cosas van a volver a ser como antes es perder el tiempo.
Pensar que las cosas no han cambiado es perder el tiempo.
Aquí seguimos: perdiendo el tiempo.

Aviso 3 I: claridad opaca.

XXVIII. [corpus].
-Para ser tan ateo como dices llevas una vida demasiado cristiana.
+Después de todo lo que está pasando, yo creo que la vida me tiene algo bueno preparado.
-1. Sufrir con paciencia los defectos del prójimo. 2. Dar posada al peregrino. 3. Dar de comer al hambriento. 4. Dar de comer al sediento. 5. Visitar a los enfermos. 6. Dar buen consejo al que lo necesita. 7. Perdonar al que nos ofende. 8. Consolar al triste. Todas estas son obras de misericordia, y todas las cumples.
+Si al final, parece que no me voy a librar de ir al cielo.

[castigo ∞ 2.0] Comenzamos a entender los nuevos engranajes de la misma maquinaria de siempre. No hay nada oxidado, ni nada que necesite una reparación. Son todas las piezas nuevas, nos gusten o no. Desde un 21 de mayo de 2016 estoy notando que la marea ya no arrastra tempestades y que los huracanes ya han partido hacia otras tierras. No debemos engañar a nadie, pero nos ha costado comprender hacia qué lugar se dirigían esos pequeños barcos de vela que aparentemente no cargaban nada. No existen transatlánticos que viajen por las pequeñas rías de la montaña ni botes salvavidas que puedan salvarte de una muerte segura en pleno Océano Pacífico. Ni treinta bombonas de oxígeno podrían calmar al dragón del mar y es que en este juego de tronos ya juegan muchos más reyes que antes y se disputan muchas más dinastías que en antaño. Con un par de remos no se puede conseguir una flota que te guíe hasta la felicidad, pero tampoco se puede empezar un castillo por la cima de los torreones. La paciencia ha sido la llave que ha abierto más puertas y también la que más ha roto las cadenas de la desesperación. Un planeta acostumbrado a lo instantáneo no está preparado para soportar cómo triunfan aquellos que obtienen lo mismo a través del trabajo. El talento es innato, pero la necesidad de esforzarse también. Las discusiones no deben ser las llaves de ningún esfuerzo. Cabrean reyes y hacen más turbio el juego de tronos. Moviendo las fichas hacia las casillas correctas es como puedes averiguar qué es lo que realmente pasaría en determinada situación. Se trata de probar. Siéntete como una persona nueva, pero sin cometer los mismos errores de siempre. En esta casa de apuestas se ha demostrado que nunca se pierde, así que se puede seguir jugando sin ningún tipo de miedo.

XIX. [binomi@/freedom].
-Y es que al final te aprecian más a ti que a otros, pero el reto es mostrarle cariño abiertamente a alguien con tu sexualidad siendo tan hombres como dicen. Tienes derecho a joder a quien te dé la real gana. Tienes derecho a cabrearte. Tienes derecho a tomar las decisiones que quieras.


[22-junio-2016/29-junio-2016: estallido de decepción 2.0] Y es que a veces estas reuniones no son las más idóneas para festejar ni para demostrar ese amor que sentimos por los demás. Y es que a veces rompemos un plan dos veces para hacer un tercero peor. Y es que a veces surge un cuarto que jode y destroza aún más. Y es que a veces, cuando las cosas parecen que no pueden ir peor, acaban yendo hacia el mismo inframundo. Y es que el licor de la felicidad causa tantas lágrimas como risas. Y es que no podemos hablar de decepción cuando toda acción previa consulta. Y es que todos tenemos errores y todos nos equivocamos, pero hay errores con la categoría de matrícula de honor. Esas que no tenemos. Esas que sí tenemos. Y es que a veces intentamos planear las cosas con la mejor benevolencia posible, pero no las obtenemos. Y es que el silencio es lo más oportuno, pero cuando se rompe se vuelve de lo más inoportuno. Y es que han juzgado nuestra debilidad desde las nubes, pero no han sentido la necesidad de darnos la mano para subirnos a ella. Y es que las nubes no saben a algodón, sino a lluvia. 


estallido de decepción 2.0 I: debilidad.

estallido de decepción 2.0 II: extrema.

XXX. [él].
-Pues yo creía que estabas aquí por él y que yo sinceramente no te importaba nada.
+Sabes que no es así.
-Sabes elegir. Piensas demasiado. Aciertas mucho más. Cualquier fallo es casi a propósito.

[21-septiembre-2014/12-julio-2016: ella se bebe las calles] Entre tus perlas de porcelana, destruidas por ese al que amas, siguen cayendo las mismas cortinas de lágrimas que hace dos años. Es tarde para comprender que el amor no es un mandamiento de dos y que aquel que se marcha, debe hacerlo para siempre. Ser esclava del tiempo y tener por patria el silencio no es el camino que debiste elegir, pero así fue. Seguir aferrada a un sentimiento de perdón que es irreal no es el pilar de ningún tipo de relación. El primer beso verdadero aún no te ha llegado. Todos iban cargados de miedo y de dolor demasiado sincero. Me he cruzado recientemente con ojos como los tuyos que se beben las calles, que batallan en trincheras por comerse el mundo, mientras solo tapan el dolor interior. Tú me enseñaste a camuflarme en camposanto cuando las cosas iban mal. No sabemos a quién rezamos. Un rezo sin voz no es ninguna plegaria, y es que han conseguido lo que querían: apagarte. Es muy difícil levantar un interruptor oxidado para volver a activarla. Espero que algún día dejes de beberte las calles para empezar a devorarlas. No claves más tus dientes en el aire y empieza a morderte tu propia piel. La prisión del miedo no es tan oscura. Siempre va a haber gente que va a abrir tus puertas. Siempre supiste donde encontrarme.

XXXI. [sorpresa 19+24]
[marzo-2016]
-¿Te vas a quedar en casa de Joselito? xd
+Déjate de tonterías. En serio, déjate.
[junio-2016]
-Me estuve arrastrando todo el día para pedirle perdón y él pasó de mi cara. Estuvo muy poco receptivo. Además, últimamente siempre que hablamos es para discutir o para hablarnos mal. Encima, al día siguiente, estuve solo en la playa y todo el día tirado. Y que sepas, que Jose en realidad si vuelve a bajar a [inserte lugar] es para verte a ti [inserte nombre] y en mi casa no se va a volver a quedar.
+No digas eso. Lo que él hace sabemos que realmente lo hacen pocas personas.


sorpresa 19+24 I: errores.

XXXII. [duda inesperada].
-¿Cómo te ha ido este año con los chicos?
+¿? Bueno, digamos que este año he estado bastante tranquilo, aunque ha habido algo, pero he intentado siempre hacerlo lo mejor posible. ¿Por qué tanto interés?
-Es que en estos momentos tengo dudas sobre mi sexualidad. 

[Aviso 4]
Ain't none 
            of this shit
                         promised.
Nothing
              is              
promised.                 

XXXIII. [competencia-rivalidad-soberbia].
-¿No tienes nada que contarme?
+Puede ser.
-Dile a [inserte nombre] que se aleje.
+Es una broma, ¿no?
-Obviamente. Que disfruten del verano. Estará triunfante ahora supongo.
+¿Por qué lo dices?
-Era su enemigo máximo y ha hecho [inserte acción]. Es todo un logro.
+Eres un cabrón.
-En realidad me gustaría hablar con él.
+¿Para? 
-Para ver qué dice.
+Ahí lo llevas.
-Si sabes de alguna [inserte nombre] suya, coméntamelo. Le voy a hacer el asalto de desembarco.

competencia-rivalidad-soberbia I: senseless/ful.

XXXIV. [primera y última].
-Me sabe supermal lo del viernes ahora que he recapacitado. Por mi parte, lo siento por si el viernes estuviste en algunos momentos rayado o lo que sea, si me hubiera dado cuenta, hubiera estado de otra manera. La verdad, que entiendo cómo te pudiste sentir. Y que si lo siguiente es porque tú lo prefieres así, pues perfecto, no te voy a insistir de ir juntos, pero que por mí no habría ningún problema en ir. Bueno, tampoco quiero que te fastidies otra noche más. Si algún día quieres compañía, desahogarte o lo que sea, tomarte una granizada, etcétera, llámame, en serio. Y no te sientas vacío por dar mucho por los demás, y al margen de lo que hayan podido decir, bueno, sabes que te X adora.

XXXV. [se trata de seguir].
-Por mucho que quiera pensarlo, no es normal. No tiene sentido que a [inserte número] kilómetros, sea así, pero bueno. Ya lo he admitido. Ha dejado bastante claro tu posición. Es lo que hay.
+Yo no elegí eso.

[same ol' mistakes -∞] Desesperación desesperada. Derrota. La cara de un niño que no entiende lo que pasa. Camillas con soles pintados. Las balas más certeras se las da el mismo tiempo. Rejas en las ventanas para no dar paso a un suicidio mental. Árboles gigantes. Nunca tan grandes como la esperanza de estos caminantes. Una sala de espera donde no hay relojes. Un tic sin el tac. Aquí no pasa el tiempo. Los ves rezar por fuera sin saber que arden por dentro. El cielo nunca había sido tan azul, ni tan gris a la vez. Una primavera con complejo de otoño donde se caen tus hojas. Hoy no floreces. Móviles encendidos exigiendo llamadas. Concierto de voces apagadas que gritan más que cualquier marcha. Fusil de flores. Sendero de espadas. No hay canción de despedida. No hay canto de pájaros. 40 años de luz. Una eternidad de oscuridad. Yo solo digo que no tengo miedo a llorar libremente, a expresarme, a decir las cosas claras y a mostrar mis complejos sin ningún tipo de cadenas. Que me verán débil por ello, lo veo magnífico. Suficiente he crecido ya como para encima estar tapando todas las tonterías. Gracias a abrirme, a expresarme, a saber escuchar a personas que en un principio no me han importado nada, gracias a discutir con personas que me han hecho muchísimo daño y gracias a todos los que me han hecho cambiar, pues soy quien soy ahora. Tal cual. No habría cambiado nada. En cambio, si me encierro en mi burbuja de apatía, en mis problemas, en mi soledad sonora la cual solo escucho yo, no avanzo, no prosigo, no camino. Después vienen esos ángeles que te abren con dos palabras, y qué. Te ríes. Las personas que más atacan a los cambios es por miedo a ellos mismos o por miedo a la desestabilidad. Lo cuento porque quiero, porque soy libre y porque mi voz no la va a apagar nadie.

XXXVI. [hasta luego].
-No sabes lo que te echo de menos. Parece que no recuerdas lo bien que estábamos antes.
+Parece que no recuerdas que más de dos putadas no me ibas a hacer.
-Es que no se puede ser tan injusto. Sabía que eras rencoroso. Lo sabía. Creía que nunca iba a perderte.
+Pero así ha sido.
-¿A ti no te duele?
+A mí sí, y puede que más que a ti, pero no quiero saber nada más de gente que no es capaz de estar quieta sin hacerme daño.
-¿Volverás?
+No.

[final] Eres el primer artículo que no supera a su anterior, pero te seguía necesitando y seguía necesitando darte vida. Es una liberación de consciencia y un aviso. Ya vamos por el quinto. Es una liberación del alma y de la propia mente. No eres nada y a la vez lo eres todo.

final I: la verdad que no has sido el más dulce.