domingo, 10 de abril de 2016

Carta a mi yo del pasado...

Querido Jose, o tú, o yo, o lo que seas ya...

Sé que eres tan impaciente que seguro que estás mirando de arriba a abajo la longitud de esta carta antes de leerla. También sé que te ha salido una sonrisa al ver que no son tres líneas vacías y que alguien se ha molestado en escribir sobre ti algo más. Cómo te conozco, pequeño personaje. Espero no haberte pillado en uno de esos momentos en los que jugábamos a especular sobre el futuro, porque sé que para nosotros esos eran los peores. Teníamos que tomar muchas decisiones y estábamos impregnados de miedo. También recuerdo que pensábamos que si tuviésemos en nuestras manos la película de nuestra vida, clicaríamos en el final de la barra de vídeo para ver cómo habríamos acabado. Tu otro tú, o sea yo, no haría eso a día de hoy. Disfrutaría de cada escena y de cada anécdota como nosotros deberíamos haber hecho antes. No te agobies, que no es tu culpa. A tu nuevo yo también le gusta asegurar lo que viene, pero no se olvida del tiempo que está perdiendo por no disfrutar el momento. Es el mejor consejo que te puedo dar. Sé que lo intentaste porque le dedicaste en este mismo blog una entrada al Carpe Diem, pero te sobraban capas, escudos y armaduras. Al final descubrirás que desnudo y sin complejos es como más te quieren.

Entre tanta tinta derramada se me ha olvidado presentarme. Mi nombre es Jose, como tú. A este Jose ya no le importa ponerle la tilde a José en los exámenes de la universidad, pero sigue pensando que esa tilde solo hace que parezca un nombre de viejos que no nos hace justicia. Hay cosas que nunca cambian. No te martirices por esas pérdidas, que te aseguro que son necesarias. Van a desaparecer muchas personas de tu lado, algunas por tu culpa y otras porque no estaban ahí para ti. No te preocupes, que van a permanecer aquellos que te quieren de verdad. Cuando salgas a los recreos, verás de lejos a una niña por la que nadie apostaba, pero a la que todos han acabado adorando. Cuando aprendas a amarla como yo la amo ahora, descubrirás ese buen fondo que hay en ella. Te va a apoyar siempre y siempre va a buscar un hueco para ti. Sé justo con ella, aunque sé que tu corazón nunca pretenderá fallarle. Ella ahora mismo estudia Filología Inglesa y tú... Bueno, mejor no te voy a decir lo que estudias. Rómpete ese coco un poquito. Eso sí, intenta estudiar un poquito más todos los días, que a tu yo de ahora le está costando la vida empezar a tener rutinas. No te metas mucho en líos, que por querer ayudar a todos, el que acaba perdiendo siempre eres tú. Haz por los demás lo que te gustaría que hiciesen por ti y no hagas por ellos lo que no te gustaría que te hicieran. Ahora mismo estarás juntando con fuerza tus labios porque los dos sabemos de lo que hablo.

Ya has empezado a escribir. Quizás pequeñas felicitaciones de cumpleaños que le han sacado una sonrisa a alguien, pero pronto descubrirás que esto es para ti; que cuando notas la tinta fluir por tus venas, es mejor que cualquier tipo de droga (¡y eso que aún no has probado ni el alcohol! Aun así, yo te lo aseguro). Eres mejor poeta de lo que piensas y un soñador como ninguno. Ojalá me pudieses prestar un poquito de tus sueños, que nosotros dos ahora somos más racionales. Sigue usando ese lápiz que te deja despierto tantas noches, porque nadie debe apagar tu luz. Brillas más que cualquier estrella y tu luz es preciosa, aunque no lo veas así.

Deja de mirarte al espejo cada minuto y además, deja de mirarte con cara de asco. Estás haciendo cosas que no le gustan a mamá. Puedes parar antes de arrepentirte. Por mucho esfuerzo que le pongas a querer cuidar tu imagen, hay límites que no te van a recompensar. Te puedes hacer mucho daño. Sabes perfectamente que aunque bajen las cifras que aparecen en la báscula, no están subiendo las de tu autoestima, ni las de tu confianza. Tú no necesitas ser más bello para los demás. Necesitas sentirte aceptado por ti mismo. Y no tengas miedo de lo que estás escondiendo, que mamá ya lo sabe. Vamos a encontrarnos a muchos indeseables por el camino que nos van a hacer sufrir en cantidades gigantes, pero no sabes lo que vamos a crecer. Vamos a sentirnos como los mejores triunfadores del mundo. No tengas miedo, Jose. Ojalá pudiera volver atrás y haber tomado decisiones por ti que te hubiesen quitado un poco de presión mucho antes. Tú no te merecías nada de eso.

No te desligues tanto de la familia y deja de pensar que ellos no te apoyan en nada. Tú tampoco les has contado tus preocupaciones. Sé que no estás preparado. Papá apenas duerme cada día con tal de que sus hijos tengan la vida que él no pudo tener y se deja el aliento por ti cada segundo que pasa. No lo veas como un gran trabajador, sino como un campeón, como un superhéroe. No seas injusto y quiérelo más, que si algún día te falta, ya no vas a poder aprender más de él. Sabes que estás cumpliendo su sueño, que él quería estudiar, pero su situación económica no se lo permitió. No dejes que la pereza apague tus sueños, ni tampoco los suyos. Visita más a los abuelos, que los tienes puerta con puerta y casi nunca te molestas en ir a darle un abrazo a esa mujer que te da la vida y que siempre se asoma por la ventana para darte los buenos días cada vez que vas al instituto. Siéntete orgulloso por la familia que tienes. Sé en quiénes estás pensando y en quiénes no. Te esperan muchas sorpresas.

Llevo solo cuatro meses de 2016 y ya puedo decir que está siendo un gran año. Vas a conocer a muchas personas a lo largo de tu vida como estudiante y le vas a cambiar la vida a otras pocas. Cuando llegues a clase te vas a sentir un poco perdido. Te voy a hacer un pequeño spoiler, pero 2015 no va a ser un buen año, eso pensarás. Te aseguro que va a ser el mejor. Cuando pasen los días te sorprenderás de que la chica que se sienta contigo cada mañana era esa que menos te esperabas. Tiene un corazón de oro. Tus amigos no tienen por qué estar necesariamente ligados a tus estudios. Ya te digo yo que Granada tiene un poder hipnotizador. Nos acabaremos enamorando de ella y de su gente. Vamos a encontrarnos desde personas maravillosas, educadas y buenas hasta ambiciosas, luchadoras y seguras. Vas a quererlos a todos, pero uno cambiará radicalmente por ti, se preocupará por mantenerte y te dará la vida. Intenta no perderlo, por favor, es de lo mejor que tienes. Mantendrás algunas relaciones a distancia que te harán crecer como persona. Que no te den miedo sus totalitarismos, que contigo siempre se acaban ablandando. En el fondo te quieren, aunque a muchos de ellos les cueste expresarlo con las mismas palabras que expresas tú tus sentimientos.

A día de hoy nos hace la misma ilusión mirar a los amigos a los ojos y darles esos abrazos que nos hacen sentir infinitos. Se nos sigue parando el tiempo cuando nos sonríen de verdad. Seguimos sin saber cómo decir que no, aunque tenemos muchas decisiones que tomar, pero al final nos sentimos muy reconfortados. Haz lo que te diga el corazón sin dejar que se te pierda la cabeza, que tienes unas alas preciosas, así que no le tengas miedo a echarte a volar. Con que una persona entre un millón crea en ti, es suficiente, y no te debe importar que esa persona seas tú mismo. Los miedos, las inseguridades, las sorpresas y los sustos te dejo que los vivas tú. No tengas miedo a equivocarte. Sin esos errores, hoy no habrías llegado hasta aquí. Te aseguro que ahora mismo las vistas son alucinantes. Te quiero mucho Jose. Quiérete tú también, que todo empieza en ti. 

Jose, tu otro yo.

martes, 5 de abril de 2016

Conversaciones de bulevar 2.0...

XII. [Caos. Realidad. Camuflaje. Tatuaje de un tiempo roto cosido en un corazón equivocado. Miedo a equivocarse. Acercamiento arriesgado. Lejanía deseada. Bromas. Risas. Caos].
"-Joselito, me voy a [inserte destino] en verano. ¿Te vienes?
+¿Cuándo? ¿Y con quién?
-Solos. Si tú te quieres llevar a alguien, ya no.
+Venga, vamos.
-Es broma, hombre. Es porque tengo poco tiempo en verano".

XIII. [Naufragio. Navío que sigue a flote. Olas personales que provocan turbulencias. Abrazos que amortiguan caídas entre pirañas sedientas. Sabor a brisa de océano por su inmensidad. Dolor que cabe en la válvula que nos da la vida y nos bombea. Esa no es tan inmensa. Bombas de miedo. Bombas de azar. Integridad. Que no digan nunca que las personas que conoces de poco tiempo no nos importan. 129 días].
"-Cuando tú digas nos vamos. No me importa el lugar, pero mejor cerca y así yo me cojo un bus después.
+Te iba llevar de vuelta igualmente, así que realmente no me importa el sitio.
-No quería molestarte, pero sí que insistía en hablar contigo, la verdad.
+Es que vamos a hablar, y no es ninguna molestia.
-Ya, pero como últimamente te noto distanciado conmigo, pues no me gusta mucho la situación.
+Yo te soy sincero, no estoy mal contigo. Otra cosa es que esté mal conmigo mismo y se me esté notando con todos. Que siga sin superarme, que siga estancado, apagado y que siga así. No eres tú. Soy yo".

XIV. [Sé que te hice daño por la cascada de sangre que veo en tus ojos. Te partí el corazón y a la vez el alma en dos. Te dejé desamparado, y me llevé tu brújula. Aun así seguiste buscando la estrella polar para llegar hasta mí. No sé qué hago, pero sin armas blancas ni de fuego, siempre acabo matando].
"+Yo no veo ningún problema en ello. La gente no decide de quién enamorarse, ni tampoco elige quién puede gustarle y quién no. ¿Tanto te acordabas de mí? ¿Tanto?
-Todo el tiempo.
+Si te digo la verdad, me lo esperaba. Yo veo miradas y miradas, y abrazos y abrazos.
-¿Y de verdad no has podido aunque sea preguntar? Lo he pasado realmente mal. Entre el problema que se formó y tú. Y si encima te lo imaginabas... Lo mismo era pedir demasiado".

XV. [Jamás una X había sido tan difícil de despejar. El instinto humano tiende a buscarle solución a todo, aunque nos digan de antemano que es imposible. Dicen que las ecuaciones de primer grado tienen todas solución, pero este primer grado es pasional. No racional. Esta ecuación no es digna de las matemáticas, ni tampoco de mí: yo tampoco sé resolverla. Se me queda grande. Solo puedo resolver otra incógnita: y es que sí, que en un mes se les coge cariño a las personas. Te estaría mintiendo si expresase lo contrario].
"-Entonces, ¿aceptas mis disculpas?
+No. No tengo que aceptar ningún tipo de disculpas. Quiero que se zanjen los temas que se tienen que zanjar porque a mí la última conversación que tuvimos, me dejó bastante reventado. Sé que se va a volver a repetir y por eso lo suyo, sería cortar de raíz.
-¿Qué le digo?
+Eso solo lo sabes tú.
-¿Y si en este momento tengo las cosas claras?
+¿Sí? ¿Qué tienes claro? Yo ya no lo sé.
-¿Qué debo tener claro? Que X me quiere: sí. Que X confía en mí: lo necesario. Que confía más en otras personas: sí, pero es su elección. Que me gustaría poder haberle ayudado: sí.
+Me da miedo tu claridad.
-¿Por qué? ¿Crees que te estoy mintiendo?
+No creo que estés mintiendo, pero sé que volveremos a esta conversación de nuevo. Por dolor personal. Sé que volverás a mí y no a X".

XVI. [La justicia no se rige bajo ningún código penal. Las únicas leyes que nos rigen son las del egoísmo y la supervivencia. Nunca un [yo, mí, conmigo, me, mí mismo] había ido cargado de tanta rabia. Tengo tiempo de volar cuando termine de descorrerse esa fecha de caducidad. Se está acelerando].
"+Si yo me quedase siempre con los malos momentos, en vez de quedarme con el momento [inserte buen recuerdo], que fue maravilloso, pues mi relación con X se estancaría y no serviría de nada. Como yo sé que lo que cuentan son los hechos, las palabras y lo reciente, pues lo sigo apreciando, porque ese X era real. ¿Si el mío es tan real como yo lo pinto? ¿Por qué el tuyo no?
-Porque él no me dijo nada. Me animó a seguir mi camino. No fue real. Fin.
+Te mentiría, pero es que no le he preguntado sobre lo que habló contigo o no porque me parece una falta de respeto, pero él me dijo que habló contigo seriamente y bien, como hacía tiempo que no lo hacía. ¿Y te quejas? ¿De verdad?
-No me quejo. Solo que eso era [yo, mí, conmigo, me, mí mismo] y no [él, su, consigo, le, sí mismo]. Nuestro único tema de conversación siempre es [yo, mí, conmigo, me, mí mismo]. Solo se habla de mí. Retiro lo de irreal.
+No te quejas, pero consideras que eso no fue real. X no es solo sus mierdas, su vida, sus movidas. X también es los demás, también se entrega y es una gran persona con todos aquellos que aprecia. Si no te apreciase, no habría tenido esa charla contigo. Ya es tarde para retirar cosas.
-Solo he retirado una cosa. ¿Eso es injusticia?
+Sí es injusto. 
-Injusticia es que tú hayas conseguido en un mes lo que yo no he conseguido en diez, ni nunca".

XVII. [Elegía de las golondrinas. Poesía. Prosa. No lo sé. Belleza tal vez. Cristales rotos atragantados y cortando palabras. Nunca sueños. Nunca metas. Nunca objetivos. Luces que se apagan. Mundos que se encienden].
"+[Twitter] Gaviotas que planean sobre un hospital de sueños rotos. Fragancia a mar salado. A Mar Muerto. Desesperación desesperada. Derrota. La cara de un niño que no entiende lo que pasa. Camillas con soles pintados. Las balas más certeras se las da el mismo tiempo. Rejas en las ventanas para no dar paso a un suicidio mental. Árboles gigantes. Nunca tan grandes como la esperanza de estos caminantes. Una sala de espera donde no hay relojes. Un tic sin el tac. Aquí no pasa el tiempo. Los ves rezar por fuera sin saber que arden por dentro. El cielo nunca había sido tan azul, ni tan gris a la vez. Una primavera con complejo de otoño donde se caen tus hojas. Hoy no floreces. Móviles encendidos exigiendo llamadas. Concierto de voces apagadas que gritan más que cualquier marcha. Fusil de flores. Sendero de espadas. No hay canción de despedida. No hay canto de pájaros. 40 años de luz. Una eternidad de oscuridad.
-Este no eres tú. No sé qué te han hecho. Ha vuelto "la elegía de las golondrinas", pero levanta cabeza ya".

XVIII. [Bastón. Canica al final del palo. Dicen que es un signo de interrogación hacia abajo. Dudas. Surrealismo].
"+Cada vez me estoy desencantando más.
-Estás viendo lo mismo que todos".

XIX. [Existencia dañina. Aparición como un tumor a cuatro bandas. Metástasis. Yo ya no sé qué hacer].
"-Creo que nunca había visto mas odio en la vida. No eres el problema de que las cosas sean así. El culpable no eres tú. Es él y punto.
+Yo ya no sé qué hacer".

XX. [1. Times New Roman 12. Negrita. Subrayado. 2. Times New Roman. 12. Negrita. Cursiva. Patrones informáticos de un editor de texto que expresan una realidad. Mensajes codificados: pura ficción. Deberíamos todos (tú y yo) pensar más antes de hablar. A veces nos columpiamos].
"-Ese es tu punto de vista. El mío puede ser distinto, ¿no?
*No hay más ciego que el que no quiere ver.
-Pero estarás de acuerdo en que no tiene por qué ser esa la forma de ver la vida. ¿No?
+Yo solo digo que no tengo miedo a llorar libremente, a expresarme, a decir las cosas claras y a mostrar mis complejos sin ningún tipo de cadenas. Que me verán débil por ello, lo veo magnífico. Suficiente he crecido ya como para encima estar tapando todas las tonterías. Gracias a abrirme, a expresarme, a saber escuchar a personas que en un principio no me han importado nada, gracias a discutir con personas que me han hecho muchísimo daño y gracias a todos los que me han hecho cambiar, pues soy quien soy ahora. Tal cual. No habría cambiado nada. En cambio, si me encierro en mi burbuja de apatía, en mis problemas, en mi soledad sonora la cual solo escucho yo, no avanzo, no prosigo, no camino. Después vienen esos ángeles que te abren con dos palabras, y qué. Te ríes. Las personas que más atacan a los cambios es por miedo a ellos mismos o por miedo a la desestabilidad.
-Nadie se niega a los cambios.
+Tú sí.
-No me cierro a los cambios. Me abro a los cambios que a mí me interesan. Si a mí no me apetece abrirme con la gente porque no me gusta, seguiré sin hacerlo.
+Hay cambios forzados que no nos interesan y los adoptamos igualmente. Hay cambios que queremos y nunca nos llegan. Si se pudiese elegir, qué felices seríamos.
-Por desgracia o por fortuna, no se puede".

XXI. [Jamás un adjetivo había desencadenado una cadena de tanta ira interior. Un puente que se derrumba y deja dos personas a cada lado. No se echan de menos. Están mejor así. ¿Qué pasaría si se uniese? Hay obreros reconstruyendo. Terremoto de 6,66 grados. Número de la muerte].
"-La loca no soy yo. Es él el gilipollas. Me voy a dormir, o a dejar el WhatsApp antes de que arda Troya, porque como empiece no acabo.
+Es que va a arder Troya. Tranquila.
-Y el otro que está ciego. No le voy a hacer el favor de ponerle las cosas tan fáciles. Después la que miente soy yo. La cosa es que todos lo aguantan y lo siguen como perros. No voy a hablar".

XXII. [gravedad
Del lat. gravĭtas, -ātis.
1. f. Cualidad de grave. Gravedad de un asunto, de una enfermedad. Habló con gravedad.
2. f. Fís. Fuerza que sobre todos los cuerpos ejerce la Tierra hacia su centro.
3. f. Fís. gravitación (‖ atracción universal).
4. f. p. us. Enormidad, exceso].
"-Confío en la gravedad.
+¿Qué es la gravedad?
-Cuando actúe, ya lo verás. Supongo que tardarás una o dos semanas en saberlo.
+Sin pistas es complicado.
-Es más fácil de lo que piensas. Solo espero que la gravedad esté siempre de mi lado".